Julio Cortázar en el Museo Lázaro Galdiano


Exposición: 26 de diciembre de 2014 a 16 de febrero de 2015.
Museo Lázaro Galdiano. Sala 1. Horario: Miércoles a lunes de 10 a 16.30 h. Domingo hasta las 15 h. Martes cerrado.

Por Jesús Rubio Jiménez

José Lázaro Galdiano tuvo siempre una gran pasión por el coleccionismo, que desplegó en múltiples direcciones. El resultado de esta pasión es la admirable y variada colección de la Fundación que lleva su nombre y que legó al estado español.

Entre sus múltiples colecciones ocupan un lugar singular las dedicadas a manuscritos de grandes obras literarias o artísticas, a autógrafos de escritores o epistolarios, incluido el propio con quienes colaboraron en su gran empresa editorial de La España Moderna.

La reciente incorporación a nuestra Biblioteca del Fondo Daniel Devoto y María Beatriz del Valle-Inclán —en proceso de catalogación y estudio— nos ha permitido ampliar hacia el presente notablemente esta faceta del coleccionismo de la Fundación con varios miles de nuevas referencias, ya que cuenta con un rico epistolario en el que comparece buena parte del hispanismo de la segunda mitad del siglo XX, una amplia colección de estudios y separatas de publicaciones mayoritariamente dedicados a Daniel Devoto por sus autores o centenares de fotografías, amén de un considerable número de textos autógrafos de los titulares del fondo, que abarcan partituras musicales, cartas, manuscritos autógrafos, etc.

Entre los escritores modernos mejor representados en el fondo se encuentra Julio Cortázar, compatriota y gran amigo de Daniel Devoto, que fue uno de sus primeros editores —publicó su poema dramático Los Reyes en 1949—, su confidente, lector y crítico durante años o incluso su momentáneo albacea cuando Julio Cortázar viajó a Europa por primera vez. A su buen criterio y responsabilidad dejó el destino de sus cuentos inéditos si le ocurría algún percance durante el viaje. Así lo certifica la carta autógrafa que reproducimos fechada el 30 de diciembre de 1949.

1 Cortázar_Devoto_2_1rCarta de Julio Cortázar a Daniel Devoto, 30 de diciembre de 1949.

Después Julio volvió a Argentina, pero con la firme decisión de regresar a Europa apenas le fuera posible como hizo en 1952, instalándose definitivamente en París. Unos meses después haría lo propio Daniel Devoto, becado por el gobierno francés. Avalado por Marcel Bataillon inició entonces una brillante carrera universitaria. Por las mismas fechas llegó a París también Aurora Bernárdez y unos meses después María Beatriz del Valle-Inclán. Juntos compartieron el descubrimiento de la vida parisiense durante el resto de aquella década, difícil para todos ellos en el terreno profesional, pues debían abrirse camino en un mundo nada fácil, pero enormemente fructífera en sus estudios y creaciones.

2 Devoto_Cortázar_AuroraDaniel Devoto, Aurora Bernárdez, Julio Córtazar y ¿Guida Kagel? paseando por el Boulevard Saint Michel, en París

Cortázar acudía a su erudito amigo en busca de asesoramiento de posibles lecturas sobre temas que le apasionaban y con las que nutría su imaginación. Devoto continuó siendo lector privilegiado y exigente de los escritos de Cortázar y como gran bibliófilo que era atesoró alguno de ellos. Es el caso de uno de los primeros mimeógrafos que Julio realizó en 1954 con sus Poemas, para repartirlos entre sus amigos. Entre sus 47 poemas se encuentran algunos inéditos, otros con variantes respecto a la edición canónica de la poesía de Cortázar en sus Obras completas. Y en todo caso es una singular antología de la poesía que había escrito hasta aquel momento.

3 PoemaJulio Cortázar: «Nocturno». (De Poemas, 1954)

Daniel Devoto conservó también una copia mecanografiada completa de Imagen de John Keats, dedicada a él. El libro no sería publicado sino póstumo en 1996 sustituidas las traducciones de los textos de Keats que hizo Cortázar por otras de Aurora Bernárdez. Hoy constituye una de las obras claves para penetrar en el mundo cortazariano y necesitada ya de una edición crítica que restaure completamente el texto originario con todo su atractivo y complejidad.

4 Imagen de John Keats_3

Julio Cortázar: Imagen de John Keats. Copia mecanografiada con dedicatoria autógrafa a Daniel Devoto. Hacia 1954.

Pero acaso la pieza cortazariana más importante que incorporamos a la gran colección de manuscritos de escritores que atesora la Fundación Lázaro Galdiano sea el manuscrito autógrafo completo de la novela de Julio Cortázar Los premios, acompañado además del cuaderno de bitácora —el log-book en la terminología cortazariana—, que están permitiendo ya a sus estudiosos conocer mucho mejor el proceso de génesis y escritura de esta novela, que representa en la creación del escritor argentino el paso desde los relatos breves a la novela.

5 Los premios

Julio Cortázar: Los premios. Original autógrafo y mecanografiado. 1957/58.

Cuaderno Cortázar_3a.pdf

Julio Cortázar: página del log-book de Los premios. Autógrafo. Hacia 1957/58.

Otros escritos y documentos abundan y completan la presencia de Julio Cortázar en el Fondo Daniel Devoto y María Beatriz del Valle-Inclán, que estará a disposición de los investigadores a partir de 2016, año en que se conmemorará el centenario de Daniel Devoto (1916-2001) y previsiblemente se habrá concluido su catalogación.

El azar o el destino —después de Mallarmé nadie duda que son un poco lo mismo— han querido que la Fundación Lázaro Galdiano acoja este fondo que responde a lo mejor de su espíritu. Después de todo, además, no hay que olvidar que José Lázaro Galdiano estuvo casado con la argentina Paula Florido y juntos edificaron la casa que es hoy la sede de la Fundación. Se hermanan así una vez más Argentina y España.

Cuando Julio Cortázar viajó por España con Aurora Bernárdez en la primavera de 1956 durante algo más de un mes, su visita a Madrid le resultó un tanto decepcionante, pero fascinado siempre por el mundo del arte, tuvo palabras elogiosas para algunos de sus museos. En una carta fechada en París el 27 de mayo, le contó sus impresiones a su gran amigo Eduardo Jonquières con su desparpajo habitual. En aquella memorable carta, entre otras muchas cosas, le decía:

Además reconozco que un mes y unos días no alcanzan para entrar en España; apenas si vimos sus piedras, sus paisajes, algo de su arte. Estuvimos en Barcelona, donde me entusiasmé con Gaudí y con las tallas del museo románico, y nos largamos a Andalucía. Córdoba me gustó más que Sevilla y que Granada (esta última es francamente horrible). Te ahorro los comentarios sobre el arte morisco, la Giralda, etc. y subo directamente a Madrid, que es una ciudad muy poco agradable, pero el Prado, y los frescos de Goya en San Antonio de la Florida, y el museo Lázaro Galdiano…

Cortázar visitó, apreció y valoró entonces nuestro museo colocándolo al lado del Museo del Prado y de los frescos de Goya de San Antonio de la Florida. La comparación no pudo ser mejor.

Con esta página, nuestra Fundación se suma a los homenajes que está recibiendo el gran cronopio argentino con motivo del centenario de su nacimiento, que se ha empañado tristemente en las últimas semanas con el fallecimiento de Aurora Bernárdez. Nuestro homenaje es para ambos, para Daniel Devoto y María Beatriz del Valle-Inclán y para Jorge Devoto del Valle-Inclán, su hijo, que generosamente ha donado estos fondos a la Fundación, haciendo bueno el lema que presidió los trabajos y los días de sus padres y que figura en el exlibris de su biblioteca: «El fruto pasa, el árbol queda».

6 CortázarJulio Cortázar. Hacia 1954

La Fundación Lázaro Galdiano se suma así, con la exposición de algunas obras e imágenes de Cortázar, en el marco del proyecto de investigación La Literatura y las Artes en epistolarios del siglo XIX, a las grandes instituciones que tutelan importantes originales del gran cronopio argentino, adquiriendo el compromiso de preservar su obra y su memoria así como la de cuantos figuran en este nuevo fondo y en particular, sus titulares.

logoMINISTERIO_ECO_COM_horiz_amarillo_color  Logo Fundación copy

Anuncios

Un comentario

  1. Estimados Colegas: Como complemento a esta interesantísimo información, os informo que la Biblioteca de la Fundación Juan March conserva la biblioteca personal de Julio Cortázar, en donde podeis encontrar algunos libros de Daniel Devoto. http://www.march.es/bibliotecas/repositorio-cortazar/
    Un cordial saludo, Paz Fernández.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: