Noches de invierno


Por ser adecuado para la estación que ahora se inicia y porque así recordamos que conviene leer en las noches de invierno, damos noticia de una obra erudita y curiosa del escritor navarro Antonio de Eslava que conserva la Biblioteca de la Fundación Lázaro Galdiano titulada, precisamente, Noches de invierno [Bruselas, Roger Velpio, 1610, Inv. 4674].

El autor nació en Sangüesa hacia 1570 y fue gran aficionado a la lectura. Su libro obtuvo buena acogida por el público y fue traducida en varios idiomas. En él reunía y recopilaba textos de temas variados, tan del gusto de la época, como él mismo anunciaba en la dedicatoria: «He procurado siempre hablar con los muertos, leyendo diversos libros llenos de historias antiguas, pues ellos son testigos de los tiempos, y imágenes de la vida y de los mas dellos y de la oficina de mi corto entendimiento, he sacado con mi poco caudal, estos toscos y mal limados Diálogos».

              Noches de invierno portada                      Noches de invierno soneto

Las Noches de invierno, son noches de reunión, de anécdotas y tertulias, de filosofías, de amores, de viejas andanzas, de paisajes exóticos, de mágicos palacios, de esclavos y sultanes, de viajes por mar, de apacibles recuerdos contados por cuatro personajes, caballeros ya ancianos, Leonardo, Fabricio, Silvio, Albanio y Camila, esposa de Leonardo; charlas distendidas que frecuentan asuntos cotidianos, familiares, entre bocados de carne de membrillo, castañas asadas, pan de anís y buen vino para animar las frases y combatir el frío.

Antonio de Eslava manifiesta al principio su intención, entretener «un rato cada noche», y Fabricio recuerda en su primer encuentro con Leonardo en los muelles de Venecia, que «fue tanto el gusto que recibió mi alma, con la dulce plática que la noche pasada en vuestra casa se tuvo, que anda hambrienta del pasto de vuestra conversación».
Reproducimos la portada y el soneto del autor a su libro.

Anuncios

2 comentarios

  1. Queridos amigos, enhorabuena por el blog y al coincidir su lectura con una antología de poesía española que estoy preparando, el tema de la noche de invierno me ha llevado indefectiblemente a Lope de Vega:

    ¿Qué tengo yo que mi amistad procuras?
    ¿Qué interés se te sigue, Jesús mío,
    que a mi puerta cubierto de rocío
    pasas las noches del invierno oscuras?

    ¡Oh cuánto fueron mis entrañas duras,
    pues no te abrí! ¡Qué extraño desvarío,
    si de mi ingratitud el hielo frío
    secó las llagas de tus plantas puras!

    ¡Cuántas veces el Ángel me decía:
    «Alma, asómate ahora a la ventana,
    verás con cuánto amor llamar porfía»!

    ¡Y cuántas, hermosura soberana,
    «Mañana le abriremos», respondía,
    para lo mismo responder mañana!

    Salud, jaime

  2. bibliotecalazarogaldiano · · Responder

    Gracias Jaime, esta era nuestra intención. Si recomendamos la lectura de obras de Lope de Vega, Jorge Manrique o Cervantes, seguro que acertamos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: